Historia de los surtidores

0

Nosotros lo utilizamos a diario y nuestros clientes cada vez que vienen a repostar. Todos sabemos como son en la actualidad pero pocos saben cómo era hace un siglo. Hablamos del surtidor de la gasolina.

El surtidor de gasolina es la máquina que tenemos en las gasolineras y se utiliza para poner la gasolina en los coches y motos. Y su origen tiene lugar a finales del siglo XIX y estuvo marcado por uno de los mayores inventos de la historia modera: el automóvil y asociado a este desarrollo, encontramos otra idea revolucionaria que es la de los surtidores de combustibles.

El mismo año que se puso en marcha el primer automóvil, Sylvanus Freelove Bowser, intuyó las posibilidades de una bomba extractora al verse incapaz de sacar agua del pozo.  El artefacto no sirvió para garantizarle el aprovisionamiento de agua en las frías mañanas de Indiana.

Al mismo tiempo, los derivados del petróleo se utilizaban para alimentar lámparas y candiles se vendían principalmente en farmacias y no había ninguna medida de seguridad a la hora de dispensarlos. Eran almacenados en pequeños depósitos y el empleado de turno los traspasaba al recipiente final ayudándose de un cucharón. Bowser, consciente de esta situación, vio una aplicación perfecta para su invento. En 1887 patentó su idea.

Los surtidores de combustibles originales estaban compuestos por un barril para almacenar el líquido, una palanca vertical, dos válvulas de mármol y un émbolo de madera. Su empresa, S.F. Bowser, cosechó un gran éxito, pasando en poco más de 20 años de vender su producto en ferreterías, a tener sucursales en todo el mundo, y facturar 13 millones de dólares anuales.

 

En 1925 se dio paso al surtidor eléctrico. Este tipo de surtidor estaba dotado de una palanca para accionarlos manualmente, por si se iba la luz.

En 1888, el empresario Karl Benz tuvo listo el primer coche propulsado a motor y para probarlo, en el primer trayecto de este vehículo,realizó una parada en la farmacia para reabastecerse de combustible y así dejar constancia y hacer ver la eficacia del prototipo. Así quedó demostrada la necesidad de establecer una red de dispensadores de combustibles que eliminara las limitaciones de autonomía de los automóviles, cosa de la que Bowser supo sacar partido.

 

 

Su empresa mejoró la bomba de surtidores de gasolina solucionando los problemas de filtración, e implantó una manguera que permitía servir la gasolina directamente al tanque del automóvil. El nuevo sistema también incorporaba un medidor que indicaba con exactitud la cantidad de líquido servido.

Han sido muchos los avances acontecidos en esta industria. Hoy en día el flujo del combustible se mide mediante unos álabe que hacen girar unos codificadores rotatorios que generan impulsos eléctricos.

Aparte de esto, y por un tema de seguridad, los surtidores más modernos están equipados normalmente con un sistema de control de recuperación de vapores, para evitar que los vapores de la gasolina se escapen hacia el aire de la gasolinera.

 

fuente: Wikipedia y www.elcomercio.es

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Esta página web emplea tanto cookies propias como de terceros técnicas, para recopilar información estadística de su navegación por Internet y para mostrarle publicidad relacionada con sus gustos, así como para mejorar su experiencia de usuario. Al navegar por este sitio web, usted accede al empleo de estas cookies. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies. Política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies